Seamos creativos en la acogida generosa

José Luis Iriberri, Counselor de TSI-Turismo Sant Ignasi

viajeros en aeropuertoDe nuevo las buenas noticias sobre la economía nacional nos llegan de la mano del turismo, un motor que no deja de insuflar aire a los maltrechos pulmones de nuestra piel de toro. El ministro José Manuel Soria habla del 2012 como el mejor tercer año en toda la historia de nuestro turismo. 57,9 millones es una buena cifra, no se puede negar. Pero lo que es aún mejor es que el gasto se ha incrementado en casi un 6 %, aunque evidentemente no todo se queda en nuestra casa: que las agencias extranjeras o aerolíneas también se llevan su parte. Pero es una buena noticia. Que se suma a la que nos da la Organización Mundial de Turismo  cuando afirma que el balance turístico de España es el “mejor del mundo”, con un saldo por turismo cifrado en 28.623,4 millones de euros hasta octubre 2012.

Nos felicitamos de que el gran tirón económico haya venido de la mano del mercado extranjero. Sobre todo los británicos (11.135 millones de €), pero también los alemanes (9.083 millones de €), los franceses (5.190 millones de €) o los procedentes de Países Nórdicos (5.054 millones de €), han escogido nuestra tierra para disfrutar de un merecido momento de ocio y con seguridad de intercambio cultural con nosotros. Pero el ministro Soria apunta lo que incluso podría llamarse “recesión” del turismo nacional: parecería que los hispanos no estamos para muchas alegrías turísticas. Tal vez es cierto, o tal vez es que no hemos sabido adaptarnos todavía a los nuevos tiempos.

Después de oír por la radio el resultado positivo de la oferta turística “Girona 10” de hace unos días, no pude más que alegrarme por ellos. Ciertamente que poner los precios a 10 € para que los turistas se animen a pasar el fin de semana en la ciudad, con entradas gratuitas en museos y otros lugares de interés, es un esfuerzo considerable. Pero igual que en anteriores versiones de esta iniciativa, el resultado final “paga”. Así y todo, quien hacía su valoración destacaba un elemento que me llamó la atención: el mínimo seguimiento que la iniciativa había tenido en muchos establecimientos, que habían preferido no abrir o no participar. Las tiendas, por ejemplo, también son un valor atractivo en la ciudad. ¿Abrir o no abrir? A cada uno su valoración, que tiene muchos matices. Pero, ¿cómo promover la visita si nos faltan elementos de atracción? Yo voy por aquello de Fuenteovejuna: hemos de estar todos a una, aunque no siempre estemos contentos con el todo.

Mi pregunta es si estamos suficientemente movilizados frente a la situación que estamos viviendo, o si aún tenemos dentro el miedo que nos dice que es mejor retener lo que tenemos sin ir más allá, esperando que pase la borrasca. ¿Cómo vamos de precios? ¿Qué es lo que ofrecemos? ¿Estamos adaptados a la situación del mercado nacional? Hoteles, restaurantes y las empresas  asociadas del sector turístico no viven sólo del turismo internacional, hay que pensar en los viajeros nacionales. Ciertamente el sector lo está pasando mal, y el presidente de la CEHAT, Joan Molas, lo recordaba en una entrevista. Muchos están aguantando con dolorosas reducciones de plantillas o menos contratación de temporada, lo que no es bueno para nadie, porque la carga de trabajo se reparte entre menos. Los sindicatos tienen razón y hay que vigilar.

Pero en general creo que todos hemos de pensar menos en el beneficio económico a corto plazo y más en ofrecer una experiencia de generosidad y acogida con lo que ahora tenemos. Lo digo por experiencia y seguro que muchos lectores la ha tenido también más de una vez: nada hay más placentero en una peregrinación o en una excusión, que llegar a un pequeño pueblo, entrar en el bar-restaurante y descubrir que por un precio módico tienes un menú de aquellos que te sacan la sopera y te la ofrecen para que tomes lo que deseas. Sentirse acogido con generosidad. Hospitalidad. ¿No hemos salido de allí y hemos anunciado a nuestros conocidos que en aquel sitio vale la pena recalar? ¿No ha sido este uno de los elementos promocionales de nuestro turismo nacional? Vuelvo a la pregunta: ¿estamos adaptados al turismo nacional? Porque no me queda duda de que los hispanos también queremos, a pesar de todo, ser turistas.

En los datos mencionados antes sobre el 2012, Cataluña es la que sale ganando, puesto que es la comunidad que lidera el gasto global con 12.608 millones de euros, lo que supone un 22,7% del total y un crecimiento del 13,8% con respecto a 2011. Un éxito que nos enorgullece a todos, iniciativa privada y pública. Ahora tenemos la tasa turística, sobre la cual TSI-Turismo Sant Ignasi se posicionó a favor en su momento, como un instrumento muy necesario para la industria del turismo en Cataluña. Aprovechemos este buen momento y empujemos entre todos esta losa de la crisis. Necesitamos empeño, creerlo y, seguramente, algún cambio en nuestra forma de pensar. Hospitalidad. Acogida generosa.

Anuncios

0 Responses to “Seamos creativos en la acogida generosa”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Introduce tu e-mail para seguir este blog y recibir las nuevas entradas


A %d blogueros les gusta esto: