Buscando un lugar para descansar: el ocio y la recreación.

José Luis Iriberri, Counselor de TSI-Turismo Sant Ignasi

imagen selfnessTodos sabemos que hay una diferencia muy importante entre ocio y recreación, aunque podemos decir que los dos términos nos hacen pensar en “sanarse” en el tiempo libre, o de “regenerarnos” en el tiempo extraordinario que es el momento de las vacaciones. En un seminario en el que participé junto a un grupo de alumnos de TSI-Turismo Sant Ignasi en la Universidad de Breda el pasado abril, hablé, citando a Nelson H. H. Graburn, de la importancia “sagrada” de estos tiempos libres de vacaciones que nos alejan del tiempo profano que identificamos con la “vida normal”, con el trabajo y la dedicación cotidiana, habitual. Muchas veces cuando pensamos en el ocio, en esas vacaciones que necesitamos, decimos que son “para hacer justamente lo contrario de lo que estoy haciendo ahora, es decir, no voy a hacer nada, voy a perder miserablemente el tiempo, y voy a ser feliz.” ¿Nos reconocemos en esta posición? Yo creo que sí. ¿Cuándo nos hemos expresado así? Pues cuando estamos más que hartos de lo que estamos haciendo. Es esa experiencia tan común de que “lo que hago no me llena, me consume, me agota… y necesito algo que me regenere.”

Muchas veces pensamos que la regeneración llega por la desconexión, el dejar de hacer. Pero eso no es más que un inicio de algo más: si sólo nos paramos, no iremos muy lejos, ¿verdad? El ocio entendido como momento de vacío, no va a llenarnos de la energía que estamos buscando. Yo pienso que si lo ideal es trabajar en aquello que nos ilumina y despierta cada día, lo ideal de las vacaciones sería también lo mismo: hacer aquel turismo que nos regenera ofreciéndonos una satisfacción interior y exterior, permitiendo una recreación de nosotros mismos. La palabra recreación tiene su poder: allí donde he elegido ir, vivo una experiencia de recreación de mí mismo, no tan sólo un llenado del depósito de energía que se volverá a vaciar una vez vuelto a casa.  Ofrecer esa experiencia de turismo es lo que da sentido a tantos esfuerzos en las personas que trabajan en este sector.

¿De qué depende la experiencia de recreación? De muchos factores internos, en la persona, pero también de elementos básicos que nosotros podemos ofrecer. La acogida amable y disponible. La empatía que se ofrece hacia las personas que se nos acercan. El servicio que se traduce en una generosidad inesperada, que no se limita al cumplimiento de lo establecido o de lo acordado. El ofrecer posibilidades de participación activa en eventos, cursos, talleres, salidas, excursiones… que implican que la persona pone de su parte un esfuerzo físico, mental y emocional, alejándose de la pasividad del simple ocio. Ken Robinson en su libro “The Element”, vincula más a la recreación que al ocio el descubrir ese “elemento de vida” en uno mismo, esa pasión por la vida que me centra y me hace sentir feliz.  De una experiencia de recreación podemos volver a casa no tan sólo nuevos, sino incluso transformados en lo que realmente somos.

Una campaña publicitaria del Camino de Santiago de los años 90 lo decía más o menos así: “Vuelve a casa con un extraño: ¡tú mismo!”. La idea es la de recreación de tú mismo, hasta el punto de descubrirte como nunca antes lo habías hecho. La peregrinación es un instrumento ideal para esa experiencia. Muchas personas pueden dar testimonio de ello. La película “The Way” narra algunas de esas transformaciones que surgen precisamente de una acción conjunta entre el elemento de esfuerzo físico, el mental y el emocional que se exigen en toda peregrinación. En el fondo lo que se consigue a lo largo de un tiempo especial es crear un estilo de vida que nos recrea.

El turismo religioso y de peregrinaciones vive en nuestro siglo XXI un renacimiento muy destacable, pero no es solo en este tipo de turismo donde se puede buscar y encontrar esa experiencia de recreación. Volviendo a Holanda y a nuestro viaje de estudios con alumnos de TSI-Turismo sant Ignasi, esta vez cerca de Maastrich, tuvimos la oportunidad de visitar un famoso Spa, Thermae 2000, donde el Director del centro nos introdujo al modelo de negocio que habían estado desarrollando desde la perspectiva del turismo de salud en los últimos años. A la entrada, un saludo: Bienvenidos al “World of Wellness”. Por supuesto, la oferta no era solo de cuidados físicos, sino también espirituales. Salones de relajación con inspiradoras imágenes de Buda y elementos espirituales – religiosos indicaban un horizonte trascendente. No separaban el Wellness del Selfness, el bienestar físico del bienestar del yo interior.

Un ocio que nos descanse puede regenerar nuestra estructura y devolver vitalidad a los miembros consumidos por el desgaste cotidiano. Pero una verdadera recreación viene del hecho de poder entrar en contacto con ese mundo interior que nos hace sentir Selfness, bien contigo mismo. El Director del Spa lanzó un reto a nuestros alumnos: “Os invito a que me ayudéis a encontrar la forma de hacer el paso del Wellness al Estilo Holístico de Vida Saludable”. La idea es que el Wellness ya no sirve, que se ha desgastado con el paso de los años y que las personas desean hoy encontrar algo más: estamos buscando recrearnos.

Ojala la empresa turística sepa encontrar la forma de responder a ese campo de desarrollo de la persona. Tal vez en poco tiempo los motores de búsqueda en internet podrán ofrecer una amplia gama de ofertas turísticas que nos recreen en nuestro de descanso. 

Anuncios

0 Responses to “Buscando un lugar para descansar: el ocio y la recreación.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Introduce tu e-mail para seguir este blog y recibir las nuevas entradas


A %d blogueros les gusta esto: