Archive for the 'Camino Ignaciano' Category

Buscando un lugar para descansar: el ocio y la recreación.

José Luis Iriberri, Counselor de TSI-Turismo Sant Ignasi

imagen selfnessTodos sabemos que hay una diferencia muy importante entre ocio y recreación, aunque podemos decir que los dos términos nos hacen pensar en “sanarse” en el tiempo libre, o de “regenerarnos” en el tiempo extraordinario que es el momento de las vacaciones. En un seminario en el que participé junto a un grupo de alumnos de TSI-Turismo Sant Ignasi en la Universidad de Breda el pasado abril, hablé, citando a Nelson H. H. Graburn, de la importancia “sagrada” de estos tiempos libres de vacaciones que nos alejan del tiempo profano que identificamos con la “vida normal”, con el trabajo y la dedicación cotidiana, habitual. Muchas veces cuando pensamos en el ocio, en esas vacaciones que necesitamos, decimos que son “para hacer justamente lo contrario de lo que estoy haciendo ahora, es decir, no voy a hacer nada, voy a perder miserablemente el tiempo, y voy a ser feliz.” ¿Nos reconocemos en esta posición? Yo creo que sí. ¿Cuándo nos hemos expresado así? Pues cuando estamos más que hartos de lo que estamos haciendo. Es esa experiencia tan común de que “lo que hago no me llena, me consume, me agota… y necesito algo que me regenere.”

Muchas veces pensamos que la regeneración llega por la desconexión, el dejar de hacer. Pero eso no es más que un inicio de algo más: si sólo nos paramos, no iremos muy lejos, ¿verdad? El ocio entendido como momento de vacío, no va a llenarnos de la energía que estamos buscando. Yo pienso que si lo ideal es trabajar en aquello que nos ilumina y despierta cada día, lo ideal de las vacaciones sería también lo mismo: hacer aquel turismo que nos regenera ofreciéndonos una satisfacción interior y exterior, permitiendo una recreación de nosotros mismos. La palabra recreación tiene su poder: allí donde he elegido ir, vivo una experiencia de recreación de mí mismo, no tan sólo un llenado del depósito de energía que se volverá a vaciar una vez vuelto a casa.  Ofrecer esa experiencia de turismo es lo que da sentido a tantos esfuerzos en las personas que trabajan en este sector. Seguir leyendo ‘Buscando un lugar para descansar: el ocio y la recreación.’

El valor de las Rutas Culturales Europeas

José Luis Iriberri. Counselor de TSI-Turismo Sant Ignasi

Peregrinos realizando el Camino IgnacianoGuillaume Lacroix, del Ministerio de Turismo de Francia, destaca que hay quien ve a los turistas como “visitantes”, como “clientes”, como “cifras”… Nosotros hemos de considerar al turista como alguien que se dirige a un destino, sea un restaurante específico, un hotel, un monumento. O mejor aún, hemos de ver al turista como alguien que ha formado un sueño y desea verlo realizado en aquel destino prometido.

Hay ilusión en el turista. Vive de ilusión mezclada de ensueños sobre una realidad que desea encontrar. Y esa realidad somos nosotros, la comunidad humana que le va a acoger en su destino escogido.

Esa fue mi impresión hace un par de semanas al vivir unos días en Praga, ciudad volcada al turismo cultural. O hace muy poco en Colmar, Francia. Justo ahora a finales de noviembre esta pequeña localidad francesa, llena de luz su noche y celebra la “Foire de Noël”: un verdadero destino turístico, lleno de la magia y ensueño de Navidad. La comunidad humana de Colmar contribuye al unísono  al desarrollo y mantenimiento de esta oferta turística, año tras año. Sin la colaboración del territorio, un producto turístico está llamado a desaparecer.

Trabajar juntos en nuestro objetivo común, ese es el reto. Un ejemplo: en Manresa la Compañía de Jesús está haciendo un gran esfuerzo para rehacer el Santuario de La Cova de Sant Ignasi, en vistas a la gran peregrinación ignaciana del 2022, pero ¿de qué sirve todo ese esfuerzo si no hay una implicación de los manresanos y de la administración en la revalorización de los otros lugares ignacianos de la ciudad? O bien, ¿de qué sirve que el ayuntamiento haga un parque con buenos criterios de accesibilidad si el acceso al santuario no se adecua de la misma manera? Iniciativa privada e iniciativa pública han de ir de la mano. Pero más aún, la comunidad, la sociedad local ha de sentirse implicada e ilusionada.  Seguir leyendo ‘El valor de las Rutas Culturales Europeas’

Uniendo caminos

José Luis Iriberri. Counselor de TSI-Turismo Sant Ignasi

El Camino Ignaciano nace en el dinamismo de la espiritualidad ignaciana que llevó a la Compañía de Jesús a peregrinar

TSI-Turismo Sant Ignasi presentación Camino Ignaciano

por todo el mundo. Manifestaciones de ese espíritu encarnado en la Compañía se encuentran en todos los continentes. En Europa, el Camino Ignaciano está creciendo desde su estricto trazado peninsular (desde Loyola a Manresa con la posible extensión a Barcelona, donde Ignacio adquirió formación básica en letras durante más de un año tras su primera experiencia como peregrino en Jerusalén) hacia la experiencia fundacional de la Compañía en París y su consolidación en Roma. Así nace la Ruta Ignaciana Europea, uniendo estos tres puntos nucleares, que son el inicio de una expansión de pensamiento, teológico, filosófico y científico que avanzará por caminos y mares hasta los confines del mundo convirtiéndose en el fabuloso legado inmaterial para la humanidad que es hoy la espiritualidad ignaciana.

Siguiendo esta estela, desde TSI-Turismo San Ignasi nos hemos acercado a América Latina para encontrarnos con la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (Lima-Perú), con quien colaboramos en proyectos de desarrollo turístico sostenible en la zona andina de Quispicanchi, a 45 km de distancia de la ciudad de Cuzco. En esa zona se encuentran tres iglesias testimonio de las misiones de los jesuitas entre los nativos de la sierra andina. Andahuaylillas, Huaro y Canincunca son tres joyas del llamado “Barroco Andino” en las que se experimenta el calor de la fe popular a través del arte.  Seguir leyendo ‘Uniendo caminos’


Introduce tu e-mail para seguir este blog y recibir las nuevas entradas

@TurismoStIgnasi


A %d blogueros les gusta esto: